Artículo La educación creadora en la escuela: obstáculos y aportaciones
RESUMEN ARTíCULO

Desde que, por una dichosa casualidad, me encontré con José Miguel Castro trabajando en una escuela de un barrio bilbaíno, la expresión, con todo lo que encierra esta palabra, ha sido una constante preocupación y un campo interesante de investigación y práctica. En aquel colegio público comencé a conocer el mundo de la animación lúdico-teatral y lo mucho que puede hacerse al respecto en los centros educativos. Después, dentro de un grupo del colectivo pedagógico Adarra, trabajé más intensamente la expresión dramática y, finalmente, animado por la misma inquietud y siempre de la mano de Castro, conocí hace tres años a Arno Stern y su educación creadora. En ese tiempo me hicieron definitivo y llegué a la escuela de Larrabetzu, un pueblo próximo a Bilbao. Allí trabajábamos la ""plástica"", eso decíamos, a través de los entonces en boga talleres artesanales, donde hacíamos macramé, cosíamos, pintábamos, modelábamos en barro y montábamos pequeñas obrillas de teatro que casi nunca representábamos ante público alguno. Más o menos satisfechas y satisfechos de nuestra manera de trabajar, más que de entender, la educación plástica, fuimos pasando los cursos probando cosas nuevas, reformando algunas y tanteando algo distinto. Así fue como apareció nuevamente José Miguel Castro, y gracias a un cursillo relajado que nos dio a maestras y maestros, se suscitó en algunos de nosotros el deseo de conocer más a fondo la teoría y práctica de Arno Stern.

AUTORES


FORMATOS DISPONIBLES
$ 1,379.42